El esperpento de las vacaciones

Ahora que llega el verano suele ser un asunto muy recurrido la solicitud de las vacaciones. Lo que debería ser a todas luces algo tan simple como mandar un correo al jefe de tu proyecto, comentándole los días que te quieres coger, con la correspondiente concesión o denegación de los mismos sería lo más normal. Pero no, con la puta mierda de las cárnicas que nos ha tocado vivir, este proceso se convierte el algo obscuro y sucio al mismo tiempo, ya que no le puedes solicitar las vacaciones directamente al responsable de tu proyecto, es decir al menda que te termina concediendo las vacaciones –si este es el cliente final. Todo esto tiene sentido, ya que cualquier intercambio de correos a este respecto podría ser usado como prueba de cesión ilegal de trabajadores,

image

Esta es la mierda de situación tercermundista que tenemos que soportar los informáticos en “Españistán”.

¿Solución? Enviarle un correo al responsable de tu consultora, para que este interceda por ti ante el cliente y te notifique a su vez de si se te han concedido las vacaciones o no. Esta gestión por mi experiencia personal, no suele ser muy bien ejecutada por parte de las cárnicas, ya que “traspapelan” muchos correos, dándose el esperpento y la desagradable situación, que el día antes de que te vas de vacaciones tu jefe no había sido notificado… A partir de ahí, todo puede acabar en un auténtico drama, sobre todo si habías hecho reservas, esto lo he vivido de cerca. Esto es debido a que las cárnicas lo que quieren son ingresos, es decir nuevos contratos, así que este tipo de tareas de gestión suelen ser tenias como algo secundario, cuando no abandono y la más absoluta dejadez y pasotismo. ¿Qué esperabais?

Esperemos que el Ministerio de Trabajo tome buena nota de esto y deje de tocarse los huevos en este país de corruptos, vagos y maleantes. ¡Trabajo digno ya de una puñetera vez!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *