¿Externo conforme ó tonto peligroso?

Esta entrada trata sobre esos «compañeros» externos que opinan abiertamente que la subcontratación ilegal es algo normal e incluso bueno, estando conformes con su situación e incluso defendiendola sin ningún tipo de verguenza. A continuación se analizará a estos descerebrados:

  • Síndrome de Estocolmo: Evidentemente que unos externos apoyen al sector de las consultoras, que vulneran sistemáticamente sus derechos como tratabajadores, lo hacen por mera supervivencia, ya que proyectando una falsa imagen de felicidad creen que al estar alineados con los traficantes de carne y el «joputa» del cliente tendrán menos posibilidades de ser despedidos porque son «coleguillas» del cliente (arrastrados), vamos el síndrome de estocolmo en toda regla.
  • Son unos chivatos: Mucho cuidado con lo que dices, cuando escuchéis a un externo defendiendo a las consultoras con distintos argumentos desconfiad sobremanera, casí con toda seguridad seran unos perros vendidos que le chivan información a vuestro jefe común de consultora o al cliente. Esta práctica lejos de ser algo demasiado arrastrado para ser cierto, es bastante habitual. La parte de arriba de las consultoras tiene sus chivatos e informadores, ya que así los externos traidores afianzan más su puesto, como recompensa obtienen no ser despedidos cuando las cosas se ponen feas. Por tanto cuando escuchéis a estos seres despreciables justificar a las cárnicas, procurad no dar vuestra opinión de nada, no volváis a dirigirle la palabra, saludadle como mucho y a otra cosa. Nada bueno puede salir si os juntáis con esta gentuza vendida y arrastrada.
  • Son pelotas, neotrepas, lameculos y compadrean con el cliente: Otro indicativo de estos sujetos a parte de vertir opiniones positivas sobre la subcontratación ilegal es que descaradamente le «olerán todos los pedos al cliente», haciendole la pelota, compadreando con él y riéndole todas las tonterías que diga. ¡Mucho ojo con estos sujetos! Este un claro síntoma que te debería disuadir de relacionarte con estos sujetos, saludales como mucho, -porque es inteligente no llevarse mal con nadie-, pero tú a lo tuyo.
  • Baja autoestima: El trabajador externo que está deacuerdo con su situación ilegal simplemente es un mierdecilla que ante su mediocridad y dispensabilidad ha tenido que desarrollar otro tipo de habilidades sociales para sobrevivir en la empresa, siendo un perrito faldero del cliente y así ganándose un día más de vida en la organización, porque siendo «coleguilla» del jefe no le despedirán tan facilmente. En definitiva, una persona que tiene estima de si misma busca un trabajo con ciertas condiciones a la hora de firmar un contrato, simplemente porque su perfil profesional lo vale y nunca aceptaría tener que acabar siendo un perro del cliente.Y estos son sus argumentos estrella:
  • «El cliente te puede despedir igualmente seas propio o externo»: Con este estúpido argumento pretenden justificar que te pueden despedir de igual manera siendo trabajador interno que externo, cosa que tiene parte de verdad pero que para nada es del todo cierta. Sí que puede ser cierta tratándose de una empresa pequeña, donde no hay sindicato, pero por ejemplo en casos donde el trabajdor tenga 9 años de antiguedad y sea despedido de forma improcedente es impepinable que sale perdiendo, ya que de ser externo el cliente lo va a despedir sin despeinarse, porque el finiquito no corre a cuenta suya, sino de la cárnica del externo que a su vez le hará alguna perrería para no pagarle todo el finiquito, como propornele un trabajo en Dubay (esto lo he visto) y de rechazarlo pasar a ser despido procedente. Por tanto estos listos lameculillos deberían callarse y no insultar tanto a la inteligencia con estos rebuznos.
  • «El margen de ganancia de la cárnica no corresponde al externo»: Otro estúpido argumento por parte de los ingenuos externos que están a favor de la subcontratación ilegal es que el margen de ganancia de consultora no es parte del sueldo, a lo que hay que hacerse una simple pregunta, ¿que bien a la sociedad produce la consultora para ganar este margen? Y es que el único bien que hacen la gran mayoría de las consultoras es firmar un contrato, enviar un trozo de carne a unas oficinas ajenas y firmar un finiquito, ¿por qué merece la cárnica este dinero, maldito palurdo? También hay que añadir que la consultora a parte de ese margen intentará mangonear al currito externo parte de su salario, seleccionando al candidato más rentable para la consultora (que menos pida y más de el pego) no al mejor. De cualquier manera si no hubiera intermediarios parásitarios, el cliente final le podría hacer una oferta más competitiva al trabajador y por tanto contratar al mejor talento.

Compañeros, andaos con muchísimo cuidado con estos mierdecillas, no son trigo limpio ni de fiar, en cuanto escuchéis a un externo defender la subcontratación ileal, ¡desconfiad!.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *