Jefe VS Líder

El otro día ojeando las chorradas que la gente suele publicar en Linkedin -para promocionarse o no sé muy bien porque-, vislumbre con interés cierto gráfico que me hizo reflexionar sobre manera, se trataba del «Jefe V.S Líder” :

image

Como bien sabréis los sufridos colegas del sector, este gráfico está obsoleto en el podrido mundo de la consultoría por culpa del las PCDM (Putas cárnicas de mierda), en el cual tu jefe, o el hijoputa que parece ser tu jefe, ¡no es en realidad tu jefe!, es el cliente, y no tiene mayor compromiso contigo y tu carrera profesional que el que pueda tener con el tóner de una impresora. Es así de triste, pero es la realidad, seguro que el cabrón que todos los días te asigna 20 cambios en el Remedy –o sucedáneos- , o te deniega el puente de la Inmaculada, te ha dicho alguna vez: “yo no soy tu jefe”. En fin, me he permitido actualizar el gráfico al modelo del cliente, que varía un poco al de jefe.

image

En general, el director de un servicio TIC que tiene empleados subcontratados –dictadura del cliente– según mi experiencia reúne los siguientes puntos negativos:

  • Ha llegado a su puesto por ser el más hijo de puta entre los hijos de puta.
  • Tiene baja autoestima, siendo desconfiado hasta la paranoia, es vengativo y narcisista.
  • Es incapaz de delegar una función o cometido, siempre mete la nariz, tanto en el área de gestión de cargos intermedios, como en el área técnica, incluso se puede poner a “tocar las maquinitas” o soplar la nuca a los sufridos subcontratados.
  • Es incapaz de explotar el potencial de sus subcontratados, ya que solo los conoce de manera subjetiva, es decir, a través de la cultura de apariencias.
  • Es incapaz de controlar las tareas que está haciendo cada técnico y de repartir el trabajo de forma eficiente. Unos subcontratados suelen estar muy ociosos navegando tan ricamente y otros hasta arriba.
  • Asigna las tareas más interesantes a sus subcontratados favoritos, para que se puedan lucir, a los no tan simpáticos les abandona en un rincón.
  • No es capaz de hacer que se transfiera el conocimiento en su departamento, permite que los veteranos no transfieran sus conocimientos a todo el equipo, haciendo a estos imprescindibles, en un grave perjuicio del proyecto claro está.
  • Se pone nervioso y pierde los papeles con facilidad, puede llegar a ser agresivo e incluso estampar un portátil contra el suelo –verídico-.
  • Es incapaz de evaluar a sus empleados –subcontratados- de forma objetiva, dejándose llevar por la cultura de las apariencias.
  • Suele elegir en su equipo de forma poco profesional a un séquito de pelotas y aduladores que le ríen las gracias o simplemente se parecen a él, es decir se rodea de trepas de cuidado.
  • Ve la gente competente como una posible amenaza que le pueda llegar a hacer sombra y se deshace de ellos con trapicheos y triquiñuelas varias.
  • Abusa de los subcontratados sin ningún miramiento, es un psicópata en potencia.
  • Como él no puede ser directamente tu jefe, ya que puede ser denunciado por cesión ilegal de trabajadores, se sirve de un dictadorzuelo de consultora para hacer el papel de mamporrero. Por supuesto el ego del dictadorzuelo aumenta sobremanera puteando a sus compañeros, pero a la hora de la verdad no deja de ser otro puto subcontratado.
  • Usa un modelo de dirección paternalista, a la vieja usanza, está anclado en los 90 y ya no cambiará. Se fija en comportamientos subjetivos como estando mal visto que el subcontratado se vaya a su hora, sin tener en cuenta el factor productivo –un factor esencial-.
  • Trata desigualmente a los subcontratados. Pone medallas a sus favoritos, que no son necesariamente los mejores técnicos, consintiéndoles cualquier tipo de licencia como navegar y whatsappear, Si le caes mal estás jodido, tarde o temprano aprovechará para putearte o sacarte del proyecto.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *