Candidato Cárnico (CC): El más rentable para las consultoras

En el sector TIC español, donde las cárnicas campan a sus anchas practicando la cesión ilegal de trabajadores impunemente –entre otras canalladas-, el candidato seleccionado no siempre va a ser el más apto para el cliente final, sino el Candidato Cárnico (CC), es decir el más apto para la PCDM (Puta consultora de mierda). Todo esto tiene una sencilla explicación que seguramente todos conoceremos.

Es de pura lógica y sentido común que el mejor candidato para el cliente, sería el candidato que mejor cubriera el perfil del puesto de trabajo, ajustándose dentro de su rango salarial. El problema para el cliente final es que existe un conflicto de intereses, ya que la PCDM no va a buscar el mejor candidato para el cliente, sino el candidato más rentable, –que le genere mayor margen de ganancia-.

Pongamos un ejemplo practico, el cliente quiere un nuevo Ingeniero DevOps (profesión en auge para superhombres de la que ya escribiré), y propone un presupuesto de 60.000€ brutos/año para el puesto. Para el proceso de selección cuenta con los servicios de una PCDM llamada “Traficantes de carne S.A”. (TDCSA)

Una vez avanzado el proceso quedan dos candidatos al puesto, Candidato A –el favorito- que pide 39.000€ brutos año y Candidato B que pide 34.000 brutos año. Ambos candidatos son aptos, pero Candidato A posee 3 años más de experiencia.

Pues bien, al final TDCSA contrataría casi con toda seguridad  al Candidato B, ya que éste le proporcionaría 5000€ brutos anuales más que el Candidato A. En efecto, El cliente podría preguntar por Candidato A, -el más apto-, pero la cárnica se podría inventar cualquier excusa para descartarlo, como que no entraba dentro del presupuesto, ó que ya había firmado un contrato con otra empresa. Esto es una realidad, por muchas entrevistas que el cliente pueda hacer al posible currela externo, el dedo de la PCMD va a tener la ultima palabra de cual es el candidato elegido, ya que el cliente no puede por ninguna manera –legal–, averiguar la verdad.  (Se supone que el cliente final no puede contactar directamente con el candidato). Además las cárnicas le entregan los C.V, al cliente sin los datos personales y de contacto.

El problema desde que comenzó la crisis en 2007, es que el cliente final cada vez es más rata y quiere precarizar más los salarios, pero las PCDM´s no se quedan atrás, queriendo seguir obteniendo el mismo margen de ganancia por cada currela subcontratado –como mínimo-. ¿Y a quien le toca pagar esta situación de mierda? ¡sí, al currela!, es decir el trabajador paga, como siempre.

En verdad al hijoputa del cliente final le importa una mierda que la PCDM le engañe, porque si el candidato le saliera rana, lo tendría muy fácil para “despedirlo” y meter a otro trozo de carne en su empresa, pero no es lo mismo contratar un candidato, que contratar al mejor candidato. Por otro lado a la PCDM de turno, se la suda por completo contratar al mejor candidato, lo que busca es la máxima ganancia.  No se puede pasar por alto que normalmente una misma oferta puede ser ofrecida por varias cárnicas –incluso siete-, en esta situación el cliente final tendrá muy mala suerte de que el candidato más apto acabe en manos de la consultora más pirata, porque lo perderá casi con toda probabilidad.

Esta situación denota una corrupción fragante en el proceso de selección del sector IT en España. En definitiva, este cuchitril no está diseñado para que trabajen los mejores, sino los más rentables para las cárnicas que den el pego en el cliente. La contratación en el sector IT en España está formada por gente de la peor calaña, ladrones de guante blanco, chuloputas, proxenetas, piratas, matones, traficantes de carne, tanto por parte del cliente como de las consultoras. Lo más chocante de todo es que esta situación va directamente en contra de los intereses la propia empresa del cliente final, que no contará con los mejores profesionales.

Aprovecho la reciente entrada para pedir al señor Francisco Javier Iglesias Peláez, –padre de Pablo Iglesias e inspector de trabajo jubilado–, que le explique a su hijito en que consiste la cesión ilegal de trabajadores, ya que Pablemos parece que ignore la tercermundista situación que vive el sector TIC en España.

No olvides que hoy en día, votes lo que votes en España, vas a apoyar el tráfico de carne. Defiende tus derechos, no seas merluzo.

3 comentario en “Candidato Cárnico (CC): El más rentable para las consultoras

  1. Trabajo para una consultora desde hace 3 años y tengo compañeros que llevan más de 7 aunque la mayoría van y vienen. Es asombroso, estoy solo, abandonado a la mano de Dios en el cliente, sin formación, sin pluses por nada, sin comité de empresa, sin mínimo por convenio, todo el día apagando fuegos y cada vez más trabajo y más responsabilidades. Cobrando la misma miseria que cuando entré o menos por las retenciones. De vez en cuando hacemos reuniones online/teléfono para «mejorar el servicio» y ahora el servicio ha entrado a concurso junto a 8 empresas más con lo que es posible que o nos muevan o cobremos menos aun. Y a la que comentas algo sobre el sueldo/condiciones miserables te sueltan la frase de que eres libre de buscar otra cosa si no estás contento, que ellos no pueden hacer más, que el cliente no les paga lo suficiente y están perdiendo dinero. Pero claro con tu currículum, deberías actualizarlo, añadir cursos y formación…cuando mi currículum sobra para este trabajo de mierda. Total que me he puesto a buscar y la mayoría de las contrataciones del sector TI son iguales o peores porque hay ETTs por en medio. Así que me he decidido a cambiar de profesión, porque a esto no le veo futuro, hay que evolucionar y ya he encontrado una empresa de instalaciones de componentes electrónicos que me forma y me paga bastante más de lo que jamás ganaré aquí y tras días reflexionando lo tengo cada vez más claro, esto no va a ningún sitio, hay que dejar de contribuir a esta farsa.
    Saludos!

  2. La raíz del problema está en que quien decide no es el dueño del cliente, sino un simple gestor, que aprovecha su posición para adjudicar el contrato a la empresa («Cárnica»), que le ofrece el mejor «regalito».
    Si la empresa o la Administración pública (cliente final) fuera suya, ya se preocuparía de conseguir el mejor recurso a cambio de su dinero. Pero como no es más que un fulano puesto ahí por sabe Dios quién (un amiguete seguramente), lo único que busca es su propio lucro.

    El problema es la impunidad de esos decisorcillos, que aunque la gente crea lo contrario, no son políticos (todo lo más protegidos de algún político corrupto) sino funcionarios o gestores anónimos, que se aprovechan de su injustificable poder omnímodo para lucrarse, desviando fondos públicos o de la gran empresa de turno para la que se se supone que trabajan, hacia la Cárnica que más les ofrece a ellos.

  3. Totalmente de acuerdo, las carnicas solo quieren el mayor margen para ellos. Mientras el candidato cumpla los requisitos mínimos del cliente , alee ese es el elegido.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *